Zoé Valdés: sobre la soledad.

Uno está solo. Uno compra un dulce para vengarse de la soledad. Uno está solo y lee, para buscar la compañía de otro que también está solo y por eso escribe. Uno está solo con su piel de solo, una piel de granitos . Una tiene novio, marido, o amante, porque dicen que la soledad a dos es mas soportable, pero la soledad es siempre la misma, endúlcela o no. Uno tiene hijos porque son ellos los que uno cree que harán olvidar cuán solos estamos, pero un día han crecido y uno reafirma que es el culpable de la soledad de los hijos. El parto es el acto de soledad más grande de la vida, porque hay un ser que te abandona, que dejó de ser tú. Un ser que se sintió muy solo dentro de ti. Y nos cae encima todo el peso de la muerte, todo el peso de la vida. ¡Ese terror tan solitario! Uno está solo y mira al teléfono. Escuchas música con placer sadomasoquista  de estar todavía más solo. Uno está terriblemente solo y mira a través de la ventana, siempre habrá una ventana para cada solo, y un smog de soledad se cuela por las chimeneas. Uno está solo frente a la correspondencia, frente a las cartas del que se queja que no puede más porque está solo y por eso se suicida, pero también decide vivir, porque quién sabe si haciendo como si no nos diéramos cuenta dejamos de estar solos. Y porque al menos conocemos la soledad de este mundo, ya es algo. Uno está solo y se emborracha, y en la borrachera de lo único que logras acordarte es de que estás inmensamente solo con la botella vacía. Y en el cine uno está calladamente solo, enfrentado a la soledad de los actores, del director, del guionista, uno está solo frente a un puñado de soledades y no se puede ni fumar. Uno está solo y fuma, los cigarrillos son deliciosos compañeros de viaje. Los cigarrillos tan solos en los ceniceros. Desapareciendo. Desapareciendote. Uno está solo y consigue un gato, lo miras a los ojos y sientes escalofríos porque el gato está tan solo en su especie. Uno está solo y organiza fiestas, a donde irán los tristes a encontrar pareja, y casi siempre son los tristes los que se van sin ella, solos en ellos mismos. Y los alegres encuentran rápido, pero se marchan todavía más solos: sumando la del prójimo.

Uno está solo y termina bailando con su sombra, en puntillas para no molestar al vecino que estará haciendo el amor con su doble. Uno está solo y crea una historia, verdadera o falsa. Uno está solo y la escribe para que los demás también sientan que están solos, y uno no sea más el solo del mundo. Y porque quién sabe si acabamos por comprobar que la conciencia de soledad a más toca a menos, aunque sea otra mentira comprobada. Y porque no es tan fiera como la pintan.

Zoé Valdés – Sangre Azul. Págs 46 -47.

Anuncios

5 comentarios en “Zoé Valdés: sobre la soledad.

  1. Qué lindo trecho de Zoe Valdés, a quien nunca he leído. La lista comienza a ponerse enorme (no grande), pero como yo también soy un ser solo, solitario, que aprecia la soledad en gotitas o en chorros, sé que voy a leerla algún día. Soy sola convicta y feliz y sí, tengo un marido porque la soledad a dos es deliciosa!

  2. Me gustó mucho! Suena como que hay que leer a Zoé Valdés…

    Justo hoy decidí darme ese día de sola… En un rato toca ir por el hijo a la escuela, y se termina la soledad de a uno. Pero se disfruta bastante esa soledad aceptada, merecida, buscada e individual. Esa soledad con la gaseosa que nunca tomo, y el programa que jamás veo, o el silencio de la casa sin más adornos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s