El hablador.

El_Hablador

Terminé por fin un libro que movió mi alma de tal manera. Comenzaré confesando que también siento la misma fascinación que Mascarita, personaje del libro, por el qué había antes de la invasión colonizadora en nuestro continente, un acervo de creencias, la cosmogonía, los rituales, la conexión inexorable con la naturaleza y los astros, la explicación de las fuerzas sobrenaturales y cómo convergían en ellas las deidades. Gracias a este libro, ahondé más en las culturas vivas, empero en peligro de extinción, cómo la sombra devoradora de los misioneros fanáticos disfrazados lingüistas pueden aniquilar gradualmente tribus y sus creencias ancestrales, con sólo traducir la biblia, enseñar el valor del dinero y economías de mercados borras de un tajo las historias que han permitido la difícil supervivencia de ellos a través de las hostilidades del tiempo.

La verdad, no sabía con tanto detalle acerca de la fiebre del caucho, no sabía del holocausto tan inhumano que me parece irreal, que se suscitó en la Amazonía. Me pregunto luego de leerlo, ¿no se conmemora esta masacre? ¿No hay un día memorial a las miles de víctimas indígenas de la esclavitud, prostitución, pedofilia, asesinatos, torturas? Era una verdadera caza de individuos que eran tratados como menos que cosas. Los machiguengas llamaban a este periodo del caucho ‘‘la sangría de los árboles’’ y en sus cantos aún lo recuerdan con la tristeza que siempre se ha cernido sobre ellos al ser, por sus creencias, una tribu siempre nómada, siempre andando. Si bien es cierto, en el mundo han ocurrido muchísimos holocaustos y siguen ocurriendo, grandes y pequeños, pero la manera tan silenciosa y tan estoica en que los indígenas de nuestro continente han resistido es admirable. Algunos van resistiendo hasta la inevitable pérdida total de sus costumbres y su identidad.

La verdad fue un libro bastante difícil de leer aunque no era extenso y es que Vargas Llosa cambiaba abruptamente de narración, primero con su inconfundible estilo que te atrapa y seguido por las palabras vivas y andantes de los Habladores, que iban visitando tribus dispersas de machiguengas por toda la Amazonía para mantener vivas estas leyendas. Es fascinante cómo se vuelve a la raíz, cómo el ser humano vuelve a ser uno solo con la naturaleza, una criatura más a merced de su fuerza y dictamen.

Uno de mis párrafos favoritos, del propio narrador / autor del libro es el siguiente:

‘‘En las pocas horas que he estado entre los machiguengas no he podido darme cuenta de muchas cosas. Pero, al menos de una sí me he dado. Una cosa importante. Que todo esto es muy relativo. Esto del Nuevo Testamento en machiguenga, esto de enviar a los nativos a las escuelas bíblicas y volverlos pastores. El paso violento de la vida nómada a la sedentaria. La occidentalización y cristianización aceleradas. La supuesta modernización. Me he dado cuenta que es pura apariencia. Por más que hayan comenzado a comerciar, a servirse del dinero, el peso de su propia tradición es mucho más fuerte en ellos que todo eso. Me he dado cuenta que hay un fondo para ellos todavía intocable. Aun en los machiguengas más occidentalizados queda un reducto de lealtad hacia las creencias propias. Ciertos tabúes a los que no están dispuestos a renunciar. Por eso los mantienen rigurosamente ocultos a los forasteros. Se rodea de misterio lo que para uno es importante’’

La memoria es pura trampa: corrige, sutilmente acomoda el pasado en función del presente.

Lectora Invitada: Nicole Adames.

Nicole, 24 años, sin profesión mas que vivir; desde chica enviciada con los libros empezando por los de cuento, pasando por Dostoyevski hasta encontrar a Hesse mi favorito. Otras pasiones: montañismo, naturaleza y senderismo, actuación, idiomas.
Nicole, 24 años, sin profesión mas que vivir; desde chica enviciada con los libros empezando por los de cuento, pasando por Dostoyevski hasta encontrar a Hesse mi favorito.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s