La verdad sobre el caso Harry Quebert.

portada-verdad-sobre-caso-harry-quebert_grandeHoy en día leer es una pasión para muchos y una tortura para otros, yo soy de esos últimos, de los que el gusanillo por pasar las páginas de un libro nunca le picó.

Leer siempre me ha costado mucho y eso a pesar de que mi padre era un gran ejemplo de devorador de libros, podría pensar que fueron esos libros de autores clásicos obligados a leer en la escuela los que me impidieron aficionarme a la lectura, aunque al final fue mi pasión a la caja de tubos catódicos.

Años después, me encuentro con mi yo adulto junto a las ganas de hacer cosas nuevas, lo que me anima a intentar leer, aunque con trampa, ya que me hago con un e-book, para ver si las nuevas tecnologías se alían con las letras y me aficionan a la pasión de unos y tortura mía.

Me encuentro con mi e-book y una serie de recomendaciones de la máquina, todas me llevan a los más vendidos, si se venden “pienso” deben de ser buenos, la lista se me hace corta pero tengo que decidirme y hago varios descartes mediante la siguiente regla  “Si el nombre del autor no te suena y está entre los más vendidos, cómpralo” ciñéndome a esas palabra me encuentro con -La verdad sobre el caso Harry Quebert- escrita por el suizo -Joël Dicker muy conocido en su casa pero cuyo nombre jamás escuché.

Verano es igual a tiempo Libre = calor = playa y yo con mi e-book y mi título, tumbado en mi toalla bajo una sombrilla, dispuesto a leer de manera voluntaria, sin necesidad de hacer un resumen o presentar un trabajo a la maestra de literatura de turno. Me siento una persona más interesante que el día anterior, me dispongo a leer, enciendo mi aparato y… como no, pasa una muchacha en bikini que me hace abortar la operación, al rato vuelvo en sí y leo.

Un libro sobre un escritor, un escritor de éxito, algo que jamás seré y por lo tanto no me puedo sentir identificado hablando del negocio de los libros y el bloqueo mental de los autores, ¿Dónde está la novela policiaca? me pregunté en las primeras páginas, pensando que me había equivocado de libro de verano. Páginas después, la novela sale de la gran ciudad, del postureo de los intelectuales y se mete en un pueblo del pasado del protagonista, donde el escritor termina siendo un investigador aficionado, jugando con sus recuerdos y sus antiguas amistades. Dentro de este panorama encuentra un asesinato y multitud de extraños personajes que dan vida a un peculiar pueblo del estado de “New Hampshire”.

Increíblemente entusiasmado por los capítulos me voy abstrayendo de mi alrededor y empiezo a empatizar con ese personaje contemporáneo a mí, que escribe y  que ya no le quedan ideas, está en esa edad en que los mitos caen y vives la terrible crudeza de la realidad, pero volviendo a la novela, juega de forma fácil con los tiempos y se hace fácil de leer, los capítulos están muy logrados y te intrigan sin dejar de sorprenderte, los detalles que muestra son los justos, pero te hacen ver claramente cómo sería vivir en la pequeña ciudad costera de Aurora.

No quiero describir más la novela, sólo digo una cosa, gusta e inquieta en los mismos términos. Sin darme cuenta terminé un libro.

Héctor, informático, interesado en vivir la vida dura de millonario, disfrutar el tiempo libre y la coca cola light.
Héctor, informático, interesado en vivir la dura vida de millonario, disfrutar el tiempo libre y la coca cola light.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s