El surrealismo de Leonora.

“La Giganta” por Leonora Carrington

Cuando Leonora Carrington ve por primera vez las pinturas de Acimboldo en la Galería de los Uffizi,  no tiene más palabras para él que llamarle genio, es este quizás uno de los primeros acercamientos que tuvo Leonora con el surrealismo, porque su vida estaba destinada a formar parte de esto y así lo supo en el momento que Maurie, su madre, le obsequió el libro de Herbert Read: “Surrealismo”, que tenía como portada “Dos niños amenazados por un ruiseñor”, de Max Ernst.

A partir del momento en que Leonora Carrington y Max Ernst se conocen, confluyen en este libro los personajes más representativos del surrealismo, Breton, Man Ray, Picasso, Magritte, Luis Buñuel, Remedios Varo, entre algunos otros. Leonora se convierte en una de las favoritas de este gremio artístico originado en Francia durante los años veinte liderado principalmente por André Breton.

Pero la Segunda guerra mundial se encargaría de separarlos para luego volver a reunirlos, un encuentro fugaz en el que Leonora debe decidir entre seguir con la vida que tenía antes de la guerra y del Cardiazol que le suministraban en un sanatorio español o entrar al nuevo mundo de la mano de Renato Leduc quien bien decía: “En la vida uno debe hacer lo que le de la gana porque frase que comienza con hubiera querido, vale para una chingada”

Leonora Carrington

Leonora siempre fue de esas personas que hizo “lo que le dio la gana”, desde su niñez reclamó los privilegios de los que disfrutaban sus hermanos por el simple hecho de ser hombres, lo que le llevó a tener una relación distante con su padre, pero por esa misma fuerza de mujer que va por la vida sin miedo, sobrevivió a la guerra, se mudó de continente, conquistó corazones, pintó, escribió y se convirtió en un referente importante de las artes plásticas.

Poniatowska retrata un personaje que bajó a los infiernos y que resucitó en el surrealismo, no considero que este libro sea una biografía, menos aún una crítica a su obra, se trata de un homenaje a su rebeldía, su talento y su afán por compartir su vida y sus sentimientos a través de lo que amaba, pintar.

Elena Poniatowska
columnista: Mery Giselle

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s