Antigua vida mía.

1181998

El amor alcanza la perfección en la amistad. No hay medias tintas ni distancias posibles que destruyan una amistad macerada con risas y lágrimas a lo largo de años y muertos. De eso trata esta novela. De nosotras, las otras, como nos llama la autora. Sí, de nosotras que nos miramos en el espejo de esa amiga amada. Esa amiga que se convierte en madre, hermana, conciencia y desespero.

Esta es una novela que narra la admiración. Que retrata la desesperación del abandono y el anhelo de soledad. Hay momentos de poesía pura, lirismo inspirado y momentos prosaicos, simples, cotidianos.Los ritos, la magia que acompaña a cualquier latinoamericana, porque en el fondo todas tenemos algo de paganas y brujas. Las mil y una contradicciones que habitan a una mujer, aquellas que le dan la capacidad de crear y destruir. Porque hay que ser valiente para ser mujer.

Es una novela que deshilacha y cose.

Y nosotras, las otras, las que llevamos adentro a todas las mujeres que hemos amado, que nos han amado. Nosotras que somos el resultado de todas las madres que vamos hallando en el camino. Nosotras no somos otras, somos ellas y ellas somos nosotras.

Se lee fácil, aunque la estructura no es lineal, se lee fácil porque más allá de contarnos la historia, la autora nos las sopla en los huesos.

Así es que, si no la han leído, háganse el favor de leerla.

Melody Gray
Columnista: Melody Gray
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s