Escritos fuertes: conociendo a Gloria

Su nombre fue mi refugio hace muchos años en Madrid, en una pequeña pero maravillosa Biblioteca Municipal cerca de Barajas. Así fue como conocí a Gloria Fuertes, sin imaginar que este año pasaría el día de mi cumpleaños en la Biblioteca de Castilla-La Mancha celebrando también el centenario de su natalicio. Tuvimos la oportunidad de repasar su obra a través de su biografía, poemas y fotografías de los momentos más importantes de su vida.

Sobre ella hay poco que pueda decir porque no he estudiado su obra completa, pero la intención de este post es agradecer al equipo organizador por tan emotivo acto y compartirles algunas de las imagenes de ese día.

Autobiografía

“Gloria Fuertes nació en Madrid
a los dos días de edad,
pues fue muy laborioso el parto de mi madre
que si se descuida muere por vivirme.
A los tres años ya sabía leer
y a los seis ya sabía mis labores.
Yo era buena y delgada,
alta y algo enferma.
A los nueve años me pilló un carro
y a los catorce me pilló la guerra;
A los quince se murió mi madre, se fue cuando más falta me hacía.
Aprendí a regatear en las tiendas
y a ir a los pueblos por zanahorias.
Por entonces empecé con los amores,
-no digo nombres-,
gracias a eso, pude sobrellevar
mi juventud de barrio.
Quise ir a la guerra, para pararla,
pero me detuvieron a mitad del camino.
Luego me salió una oficina,
donde trabajo como si fuera tonta,
-pero Dios y el botones saben que no lo soy-.
Escribo por las noches
y voy al campo mucho.
Todos los míos han muerto hace años
y estoy más sola que yo misma.
He publicado versos en todos los calendarios,
escribo en un periódico de niños,
y quiero comprarme a plazos una flor natural
como las que le dan a Pemán algunas veces.”

DSC_0009DSC_0012DSC_0015DSC_0016DSC_0020DSC_0022

Fundación José Saramago.

De un lado la desembocadura del río Tajo, al otro una pared blanca con las ediciones de sus libros en diferentes idiomas, afuera la lluvia que acaricia las calles de Lisboa, aquí adentro nos abraza la calidez de la Casa dos bicos. La luz tenue que cae sobre sus fotografías, de fondo el audio de alguna de las entrevistas que se escucha una y otra vez, un idioma que no domino pero una voz que da gusto escuchar, es la voz de José Saramago.

13076892_10156825813805158_6070244368890791004_n

La Fundación Saramago, una Institución Cultural que desde el año 2007 cuenta con una exposición permanente sobre la vida y obra de José Saramago titulada “La semilla y los frutos”, lugar que además sirve de teatro, sala de exposiciones, conferencias, coloquios y presentaciones de libros, se ha convertido en un sitio de peregrinaje para todos aquellos que en algún momento disfrutamos de las letras del autor.

13043417_10156825816910158_5808284468017251612_n

Durante el recorrido puedes aprovechar el recurso multimedia que nos acerca a la vida de Saramago, apreciar las portadas de sus libros, los borradores de algunas de sus obras, cuadernos de notas, la medalla del premio Nobel que le fue otorgado en 1998, así como el discurso que pronunció en aquel momento.

De paso y como buen fanático, puedes aprovechar la tienda de la Fundación en la que encontrarás todos sus libros en inglés, portugués y español; artículos como: separadores, imanes o bolsos reutilizables, oportunidad para llevarse algún recuerdo de esta conmovedora visita.

Ah y eso sí, antes de irte, recuerda buscar la huella del elefante…

13010638_10156825820815158_2011216578803269283_n

 

 

Día de la poesía en La Chorrera.

Luego de varias semanas de organización y reuniones, el Movimiento Chorrerano Pro arte y cultura llevó a cabo su primer evento, en esta ocasión celebrando el día mundial de la poesía el domingo 20 de marzo en el Parque Libertador de La Chorrera.

Luis y yo estuvimos encargados de la exposición de fotografías y luego como un angel caído del cielo apareció Yaraví después de muchos años de no verla, se unió a nuestro equipo de trabajo. Aún el sábado en la tarde nos faltaba mucho por hacer, trabajámos intensamente hasta las doce de la noche, me acosté cansada, pero contenta de los resultados, habíamos organizado una expo con apenas  un mes de anticipación y se estaba llevando a cabo !

Y llegó el domingo, por fin, a la 1:30 p.m. llegamos al parque y estaban nuestros amigos Cesar y Genaro de ArtsVis, una organización también de La Chorrera que se encarga de promoción cultural, tenían montada una expo de pintores del área. Se había dado inicio al taller de pinturas con algunos niños y estaba el Bibliobus cortesía de la Biblioteca Nacional.

Luego, una nube grande se posó sobre nosotros y empezó a llover…

Pero regresó el sol y esta vez sí para quedarse, volvimos a dibujar sobre el poema colectivo denominado “cadaver exquisito”  llegaron muchos niños y adultos para pintar sobre él, las personas seguían mirando la expo de pinturas y fotos, el bibliobus estaba abarrotado, sembraron el árbol de poemas, en el stand de Alvan se hicieron dibujos en el momento y luego a las cinco de la tarde se dió inició con el evento principal, fueron muchas las personas que se animaron a leer poemas propios y ajenos, yo una de ellas, con la voz un poco temblorosa de los nervios, eso sí.

En la noche tocaron 3 bandas de rock, entre temas propios y covers, así como un grupo de jóvenes que tocaron temas populares con violines,  un domingo distinto, agradable, familiar, poético, artístico, un domingo que marca la pauta entre un antes y después, francamente no cabía en mí de la emoción de ver que son muchas las personas que tienen algún talento pero lamentablemente por la falta de oportunidades o tiempo no lo comparten.

Sin embargo,  hay espacios, hay opciones, solo falta involucrarse y trabajar mucho con todo esto que está ocurriendo, agradezco a todos los artistas que confiaron sus obras para la exposición, a Rodolfo Caicedo y Anayansi Acevedo que colaboraron con la expo, a Lucho y a Didi que ayudaron hasta el último momento y a todos los que asistieron el domingo.

ya dimos el primer paso, de aquí en adelante es solo ser persistentes, necios.

Festival San Francisco de la montaña

Por segundo año San Francisco de la montaña fue escenario del Festival de arte (literatura, música, artes visuales), comprendiendo recitales de poesía, cuento, talleres infantiles, exposición de fotografías y pinturas, y parte de la gira “Tocando madera” que incluye músicos como: Yigo Sugasti, Karla Lamboglia, Carlos Ivan Zúñiga, entre otros, además se desarrolló conjuntamente con la feria de dulces y postres que lleva varios años realizandose en la región, siendo el resultado de todo un año de esfuerzo y preparación para llevarle a los asistentes del mismo un espacio alternativo en el que pasar 3 días en este bello pueblo de la Provincia de Veraguas.

Resulta interesante ese intercambio que existe entre la gente del pueblo y quienes llegamos a participar del festival, San Francisco de la montaña es relativamente pequeño y muy cerca del centro de Veraguas, sin embargo, puede notarse ese modo de vivir relajado y beneficioso de la montaña, que te contagia y te permite caminar sintiendote parte del lugar y respetando sobre todo a los lugareños quienes participan de todo llevados principalmente por la curiosidad.

Y todos fuimos uno al final cantando y aplaudiendo bajo ese frondoso árbol  de corotú que está junto a la iglesia, cuando las cuerdas de la guitarra empiezan a sonar el lugareño y el forastero no se pueden diferenciar, cantando y disfrutando, el arte nos unifica.

Por mi parte, una experiencia linda conocer más lugares de mi país, fue además mi primera acampada,  hice nuevos amigos y expuse por primera vez dos de mis fotografías. Ahora a esperar por una tercera edición, felicidades a los organizadores y todo el apoyo para el próximo año.

..

Hace unos días un amigo me recordó la hermosa obra de Saint-Exupery “El principito” y lo volví a leer en el bus camino a casa. Es el tipo de libro que puedes leer una y otra vez sin cansarte y que en cada una de esas veces encuentras palabras que sanan, que te ayudan a ver la vida de forma distinta y a tener más imaginación como esa que perdemos una vez nos volvemos adultos.

Puede que ya sea adulta, pero aún disfruto de los días soleados y de las noches con el cielo lleno de estrellas (como ayer), adoro sentir la arena fría en mis pies y sonrío siempre que recuerdo las más sinceras y hermosas muestras de amor que gente tan querida me hace todos los días.

Anoche, me dolían los riñones increiblemente pero me comía un helado de fresa en compañía de una amiga a la que quiero mientras nos reíamos de la horrible película que acabamos de ver y en el celular una llamada de mamá para saber a que hora llegaba. Camino a casa, una fría brisa alborotaba mi cabello mientras miraba el cielo tan negro y hermosamente alumbrado con muchísimas estrellas (millones de ellas)

Aún conservo el alma de una niña, que a pesar de las múltiples decepciones cada día es un nuevo día para aprender a querer y volver a sonreír.

 

 

“Lo que embellece el desierto-dijo el principito-

es que esconde un pozo en cualquier parte….”

 

 

 

 

Libro

He visto caer tanta agua en Macondo como cuando conocí a la Maga sentada en un café de París, mientras algunos ciegos rondaban desnudos la ciudad, que los envolvía de niebla y oscuridad, sonaba un tambor de hojalata  y nos fuimos tomando caminos que nos llevaron hasta algunos viejos molinos. Y entre tanta gente una chica con La boina roja volteó a sonreírnos, se acercó para hablarnos de Matisse y Picasso mientras en su bolso se asomaba  Tokyo blues

He andado tanto desde Las aventuras de Tom Sawyer que ya me conozco el Sahara de pies a cabeza, y de vuelta a Estambul en El vagon de las mujeres comprendí que aún me queda tanto por conocer que dejé de escribir en este blog para regresar a leer Tuareg.

 libro

y tanto palabrerío es para invitarles a leer, ésta semana en especial por ser la semana del libro (hasta el 29 de septiembre) pero todas las semanas hasta el infinito por que leer es una aventura distinta todos los días !