Escritos fuertes: conociendo a Gloria

Su nombre fue mi refugio hace muchos años en Madrid, en una pequeña pero maravillosa Biblioteca Municipal cerca de Barajas. Así fue como conocí a Gloria Fuertes, sin imaginar que este año pasaría el día de mi cumpleaños en la Biblioteca de Castilla-La Mancha celebrando también el centenario de su natalicio. Tuvimos la oportunidad de repasar su obra a través de su biografía, poemas y fotografías de los momentos más importantes de su vida.

Sobre ella hay poco que pueda decir porque no he estudiado su obra completa, pero la intención de este post es agradecer al equipo organizador por tan emotivo acto y compartirles algunas de las imagenes de ese día.

Autobiografía

“Gloria Fuertes nació en Madrid
a los dos días de edad,
pues fue muy laborioso el parto de mi madre
que si se descuida muere por vivirme.
A los tres años ya sabía leer
y a los seis ya sabía mis labores.
Yo era buena y delgada,
alta y algo enferma.
A los nueve años me pilló un carro
y a los catorce me pilló la guerra;
A los quince se murió mi madre, se fue cuando más falta me hacía.
Aprendí a regatear en las tiendas
y a ir a los pueblos por zanahorias.
Por entonces empecé con los amores,
-no digo nombres-,
gracias a eso, pude sobrellevar
mi juventud de barrio.
Quise ir a la guerra, para pararla,
pero me detuvieron a mitad del camino.
Luego me salió una oficina,
donde trabajo como si fuera tonta,
-pero Dios y el botones saben que no lo soy-.
Escribo por las noches
y voy al campo mucho.
Todos los míos han muerto hace años
y estoy más sola que yo misma.
He publicado versos en todos los calendarios,
escribo en un periódico de niños,
y quiero comprarme a plazos una flor natural
como las que le dan a Pemán algunas veces.”

DSC_0009DSC_0012DSC_0015DSC_0016DSC_0020DSC_0022

Anuncios

Biblioteca de la semana: Biblioteca frente al mar.

Biblioteca de la semana: Biblioteca frente al mar.

Este no es un blog sobre diseño ni arquitectura, para dejarlo claro, pero sí que es un blog que aprecia los libros y los sitios donde podemos encontrarlos. Es por eso que estaré compartiendo un post semanal para traerles bibliotecas alrededor del mundo que además de impresionar por su tamaño, también se distinguen por su diseño, servicios o simplemente por ser edificios de gran importancia histórica.

vectorarchitects_seashorelibrary_db_13.jpg

La biblioteca que les comparto hoy se encuentra a  tres horas de Pekín, en la ciudad portuaria de Quinhuangdao, Provincia de Hebei, un sitio que redefine completamente aquello de “leer en la playa”. Se trata de un edificio de hormigón y madera frente al mar que cuenta con: una sala de lectura, una sala de meditación, bar, área de actividades varias y una zona de descanso, predomina la luz natural y cuenta con espacios en su estructura que permiten escuchar el sonido del mar.

El interés principal es aprovechar que la playa de Nandaihe es uno de los sitios turísticos más visitados durante el verano, lo que permite fortalecer la identidad cultural de la Provincia y que los viajeros puedan disfrutar de un sitio cálido, plácido y diseñado con todas las comodidades posibles para disfrutar de la lectura frente al mar.

vectorarchitects_seashorelibrary_db_14

El área más amplia de la biblioteca es la sala de lectura, con un diseño escalonado, con mesas dispuestas de tal forma que te permite estar sentado y mirar el mar gracias a sus puertas de cristal y ventanales. Por su parte, la sala de meditación es mucho más pequeña, está situada junto a la sala de lectura y solo tiene dos ventanas que no te permiten ver al mar, pero sí que dejan pasar la luz y dar una sensación de tranquilidad.

Y así es como tengo otra biblioteca que visitar al otro lado del mundo. ¿se animan a visitarla?

El insólito peregrinaje de Harold Fry.

El-insólito-peregrinaje-de-Harold-Fry-1

El insólito peregrinaje de Harold Fry es la primera novela de Rachel Joyce. Vi el libro por primera vez en una librería, me gustó la portada y el título, pero no lo compré hasta la feria del libro.
Harold, el protagonista, es un inglés jubilado y gris que vive con su esposa que parece juzgarlo para todo, hasta que un día Harold decide que debe cruzar Inglaterra para ver a una vieja amiga que está muriendo de cáncer, caminar a su encuentro en lugar de mandarle una insípida carta. Harold se va sin equipaje, sin teléfono, sin comida y con los peores zapatos para caminar, solo así.
En cuanto a la historia, te lleva suavemente, pero evita los lugares comunes. La autora te sorprende justo cuando piensas que ya has descifrado a los protagonistas. Tiene un aire de melancolía muy inglesa, muy correcta, muy impersonal.
Es un libro sobre dejar ir, encontrar una razón para vivir fuera de simplemente respirar; un libro que te hace revisar tus razones para siempre andar refunfuñándole a tus seres queridos.
El viaje que inicia como un impulso absurdo e irracional se convierte en un fenómeno mediático, una revolución en la vida de quienes están involucrados y te deja pensando si no deberías tú también echar a andar por una razón que solo tú comprendas.

Reseña por:

Melody Gray
Melody Gray, Sereta.wordpress.com

Primera feria del libro de Boquete

De Chiriquí solamente guardo gratos recuerdos, durante mi adolescencia pasé muchos veranos en Volcán, Cerro Punta y David y recorrí muchos sitios lindos que ahora que vienen a mi mente me alegran mucho la tarde. Pero más me alegra saber que uno de mis sitios favoritos de la provincia tendrá una feria del libro, del 24 al 27 de septiembre en la nueva biblioteca de Boquete,  la que no he tenido oportunidad de visitar pero que está en mi lista y sé que en cuanto tenga vacaciones pasaré por allí y así los invito a ustedes que lo hagan.

Feria del libro de Boquete

He tomado de la web de la Biblioteca de Boquete el afiche que les dejo aquí debajo, en él pueden ver una imagen de la misma que de paso es muy linda y algunas de las actividades que se realizarán durante la feria.

Invito a todos mis amigos chiricanos o de provincias cercanas a que asistan, tendrán ventas de libros, cuentacuentos, conferencias y presentaciones artísticas, sin duda una oportunidad magnífica para todos los adictos a la lectura que se encuentren cerca o estén de paso y para los escritores que busquen darse a conocer en el país.

visita también: la pagina de facebook de la Biblioteca.

Dime quién soy.

libro_1354461569

Debo decir que las novelas de tiempos de guerra no son lo mio, pero esta la recibí como regalo de cumpleaños de mi madre quien alimenta continuamente mi vicio lector

También debo decir que esta novela la considero un crimen ecológico, mil y pico de páginas contando una historia que podría haberse desarrollado exitosamente en la mitad del espacio y salvar algunos árboles. A continuación expongo mis razones para lo cerca que estuve de abandonar la lectura de esta monstruosidad.

A ver, la novela empieza con un periodista quien recibe encargo de averiguar la vida y milagros de su bisabuela quien había abandonado a su hijo (el abuelo del periodista) y de cuya existencia nadie hablaba. Como  el periodista estaba casi en el paro, aceptó. No sé ni cómo explicar lo irrelevante e insulso de este personaje que debía ser el hilo conductor de la historia.

En fin, la bisabuela se llamaba Amelia Garayoa. El tipo agarra la guía telefónica, llama a un par de Garayoas y, adivine, encontró a la familia de la bisabuela, fue a su casa y es explicó su cometido: averiguar sobre la vida de Amelia para ganarse los reales que le había prometido la tía (sí, la tía del periodista fue la del encargo).

Los familiares de Amelia, un par de viejitas muy viejitas, deciden ayudarlo. Sin embargo la ayuda estaba condicionada a que ellas debían leer lo que fuera que averiguara antes de entregárselo a la tía del encargo. Una vez aceptada la condición, proceden a decirle que hable con cierta persona, luego con otra y otra y otra… En algún momento, la tía abandona el proyecto y las viejitas deciden pagarle al tipo para que continúe.

Así, el periodista se encuentra viajando por todo el continente, hablando con gente que simplemente le daba un retazo de historia y luego lo mandaba a otro lugar a buscar otro retazo de historia. No es mala la idea para causar suspenso, si no fuera por las páginas perdidas en irrelevancias como la madre del periodista y las afiliaciones políticas del mismo. O la inexplicable reticencia de las ancianitas a ayudar a completar la historia y su mala actitud. Con decirles que el libro no se pone interesante sino hasta la página 600.

El estilo de narrador omnisciente que adopta la escritora es, en la práctica, imposible ya que los que narran la historia no estuvieron presentes durante los hechos, se basan en documentos históricos o diarios de otras personas salvo en algunas excepciones ¿Cómo saber el momento  exacto en que se desmayó una persona en la sala de torturas si no estuviste ahí?

En resumen, el periodista logra averiguar que Amelia Garayoa, su bisabuela, fue una espía que trabajó para distintas agencias, que pasó las de Caín en campos de concentración, fue violada, torturada y casi asesinada. Sin embargo, es un personaje sin profundidad, simple, que no logra despertar simpatía. Una burguesita comunista que decidió abandonar a su marido e hijo por otro hombre convencida que lo hacía por la revolución, pero que se indigna al saber que la nana de su hijo se ha convertido en la señora de la casa porque “eso es ser igualada”. No hay nada relevante en su persona salvo que era bella y muy delgada.

Y el periodista termina su asignación sin reflexiones ni emociones.

Y señores, el final es patético.

Este libro es un excelente ejemplo de buenísima idea y terrible ejecución. Si fuera editora, le hubiera dicho a Julia Navarro que escribiera todo eso como un diario y empezara la novela diciendo alguien lo encontró en un trozo de muro de Berlín.

2014-05-02 14.10.52
Melody Gray: lectoadicta desde los 3. Fanática de las palabras, sonidos y silencios. Para más información, visite mi blog: sereta.wordpress.com

El color prohibido del amor.

samurai

“El gran espejo del amor entre hombres. Historias de Samuráis”, es un compendio de relatos escrito por Ihara Saikaku en el cual narra historias de amor entre samuráis, resaltando los sentimientos, el honor, la fidelidad y todos aquellos elementos que permitían mantener una relación estable. El amor Nanshoku era abiertamente aceptado por la sociedad, una relación entre un adulto y un joven donde los samuráis podían experimentar un apasionado amor viril, algo que era aceptado y a la vez entendido como algo fugaz, porque cuando el hombre joven alcanzaba la mayoría de edad, dejaba de ser amante del samurái adulto y en su lugar, tomaba a otro joven como su amante.

En El color prohibido, Yukio Mishima retrata a la perfección esta relación entre hombres denominada nanshoku Okagami, es precisamente en los últimos capítulos, donde hace referencia a esta obra de Saikaku debido a la relación que hay entre los dos personajes principales, Shunsuke, el hombre adulto, experimentado, misógino y con una serie de luchas internas alimentadas por el desprecio que sufre desde la juventud y Yuichi, el hombre joven, atractivo, inexperto, superficial e incapaz de lograr lazos afectivos con sus múltiples parejas, ambos, personajes que nos acercan incluso a entender al propio Mishima.

yukio-mishima-with-books-and-sword

Hay un aire de erotismo pero diría que de forma muy sutil, el protagonista de este libro es el amor pasional y desmedido principalmente entre hombres, nos acerca a un Japón que se ve marcado por los convencionalismos sociales propios de la época, el típico hombre que debía casarse, tener hijos y mantener una vida familiar muy activa, pero que mantiene en secreto relaciones con otros hombres con el fin de satisfacer sus necesidades sexuales más que para entablar lazos afectivos con los mismos. Pese a lo superficial que pueda parecer esta obra, Mishima nos acerca a los conflictos morales a los que se ven sometidos sus personajes, quienes se detienen a reflexionar sobre aspectos como la belleza,  la vejez, temas recurrentes en la obra y que nos conducen a un final algo inesperado y que nos hacen reparar en lo efímero que resulta todo, incluso la vida.

11178250_10155457483195158_2243357062812727596_n
Columnista: Mery Giselle.

El síndrome de Ulises.

El inmigrante pasa momentos complicados donde sea que vaya y en las condiciones que viva, el dinero facilita comer y moverse, pero la nostalgia, extrañar a la familia, los amigos, el cafecito conocido que venden en la esquina o la tierra donde caminar descalzo y confiado es algo con lo que carga así sea muy feliz donde esté, siempre piensa en esa posibilidad de regresar a su país de origen así hayan pasado muchos años y ya nada o nadie sea como antes.

Al igual que su personaje principal, el escritor colombiano Santiago Gamboa estudió en la Universidad Complutense de Madrid y posteriormente en la Sorbona de París, hace algunos años señaló que aunque la historia es completamente ficción, está basada en muchas de las vivencias que experimentó como becario y por tanto, retrata la historia de aquel que llega atraído por las luces de una ciudad tan enigmática como París, pero que se ve obligado a vivir en las tinieblas.

Ulíses (Odiseo), héroe de la mitología griega, estuvo alejado de sus allegados por un período de veinte años luego de luchar en la guerra de Troya, es el protagonista del poema “La Odisea”, de Homero e igualmente un personaje de “La Ilíada”, con su nombre se ha denominado el síndrome conocido también como “Síndrome del inmigrante”, relacionado con el estrés que padecen los inmigrantes al atravesar los distintos duelos que supone mudarse de país: el duelo por la familia, la adaptación al idioma, por la diferencia cultural y el relacionado con el cambio de estatus social, más aún si en el país extranjero ve desmejorada su calidad de vida.

Cuando Pienso en París, vienen a mi mente los paseos junto al río Sena, las crepes de chocolate y la lluvia ligera de febrero, todas esas imágenes lindas que te venden las agencias de viaje y que ves en las fotos de instagram de tus amigos, pero al igual que en cualquier otra ciudad, el colombiano, la ucraniana y el argentino que llegaron con una mano adelante y otra detrás, tienen que contar céntimos y comer castañas, pasar frío, vivir con el miedo de que se den cuenta que está ilegal y machacar el francés que de pronto es inglés o un nuevo idioma inventado.

Gamboa no deja ningún detalle por fuera en cuanto a describir la vida de un inmigrante, de todas las experiencias que calaron tan hondo en él y que le hicieron sentir un poco de impotencia, quizás la misma que sentimos nosotros al ver tantos inmigrantes en nuestro país, que no lo pasan muy bien porque no todos vienen con una cuenta bancaria repleta de dólares, pero sí son muchos lo que llegan con ganas de trabajar y progresar.

Entre el panorama dramático y burlesco que viven sus personajes, hay una gran cantidad de episodios sexuales, de consumo de drogas y alcohol narrados de forma explícita que de alguna manera se convierten en el sedante que permite soportar el día a día, porque la vida es difícil señores, tanto aquí como en París.

 11423629_10155697503145158_3285064980549866308_n